martes, 25 de agosto de 2009

Mi regalito para Juanes

por Carmen Ferreiro


25 de Agosto del 2009



Ahí Juanes, que polvacera has levantado en las calles de Miami.


Te confieso, desde que se anuncio tu concierto en La Habana, sentí perplejo sobre el porqué querías hacer un concierto por la paz en Cuba. Como la editora de un blog sobre Cuba, con escritos por cubanos dentro de la Isla, leo todo lo que me envían sobre la vida diaria de ellos. Incluso, leo otros blogs y periódicos digitales, porque el tema de Cuba en todo su aspectos, humanísticos, culturales, políticos y económicos, es de interés para mí.


Te digo esto porque en todo lo que he tenido la oportunidad de leer, nunca he oído un cubano, ni de allá, ni de acá, pedir la paz. Si he oído mucho sobre libertad, reconciliación, puntos de vistas de un lado y de otro, pero de paz, te confieso, nada.


En las últimas semanas se ha oído mucho sobre tu concierto. He tratado de cierta forma, como muchos de mis amigos cubanos, reconciliar lo que se siente como artista y lo que se siente como cubano. Como amante de todo arte y la libre expresión, no creo en la censura y esa parte de my psique apoya tu derecho de cantar y llevar tu música a cualquier parte del mundo. Como cubana, entiendo a los que se sufren por la falta de libertad y dignidad humana en mi país y el dolor y pasiones que provoca esa desgracia, causada por el capricho de un régimen totalitario.


Yo nací en Cuba, pero no puede disfrutar de mi tierra natal, porque mis padres tuvieron que irse de Cuba. No se fueron por cobardía, mi padre cumplió condena como preso político por luchar por Cuba, pero salieron porque vieron el terror y la imposibilidad de una vida digna y humana para sus hijos. Dejaron todo atrás para darnos una vida mejor, no económicamente, pero libre de represión.


Viviré toda mi vida agradecida a ellos por este sacrificio, porque no sé lo que viera sido de mí, si nos hubiéramos quedado en Cuba. Posiblemente no estuviera escribiéndote estas líneas, nunca he sabido ser conforme, mi mente y mi ser necesitan el espacio y libertad, en Cuba no viera podido ser como soy, sin repercusiones, que en el caso de mis hermanos y hermanas cubanos, son dolorosos y trágicos. Pero en mi alma añoro ser parte de Cuba, como el que pierde extremidad pero todavía siente moverlas, Cuba está conmigo aunque yo no pueda estar con ella.


Pero no te cuento todo esto para dramatizar lo que siento, creo que mucho de ambas partas, los que te apoyan y los que te critican, ya han ejercido ese modo de expresión. Los que te apoyan, critican los que no, porque piensan al igual que tú, que es tiempo de cambiar las posturas contra el régimen. Algunos, entre ellos personas que aprecio y respeto, en su crítica a los que consideran “intransigentes” y acusan de utilizar posturas como las del régimen, también se han degradado a utilizar métodos inapropiados. Firmando una carta de apoyo a tu espectáculo, acción que ha utilizado figuras del mundo cultural para apoyar al régimen de Cuba en el pasado, es contra productiva, al igual que lo es destruir tus obras. Y en medio de toda esta ira y entendimiento, he tratado de enfocarme en simplemente lo único en que si es claro, tus palabras.


En tu entrevista en Aquí y Ahora dices lo siguiente:


“A quienes dicen que bueno allá no tienen libertad, y yo les digo ok, pues si no tienen libertad como pueden tener la paz, si no la tenemos nosotros ni si quiera, nosotros tenemos la libertad supuestamente, pero a veces no sabemos, ni qué hacer con ella, me entiendes…ir a Cuba es un símbolo, es un símbolo de que, de que es tiempo de cambiar las mentes…no es imposible que haya paz sin libertad, es imposible.”


Cuando te oí decir eso, me recordó al mundo del Cándido de Voltaire,


“Todo irá bien... el nuevo mundo es el mejor de los mundos posibles.”


El optimismo nos ampara cuando no tenemos que afrentar la realidad. El soñar se hace más fácil cuando el despertar es idílico. Comprendo tus deseos, la esperanza del cambio vive en todos los cubanos, los de allá y los de acá, los que te apoyan y los que están en desacuerdo. Por eso el cambio es en lo que yo escogido enfocarme y la razón por cual decidí escribir estas palabras. Porque creo que tengo una manera en cual puedes unir a todos, los que quieren que vayas y los que se oponen.


Por eso te ofrezco este regalito, símbolo de tus dos deseos, vestirte de blanco, color de la paz, y pedir el cambio. Solo necesito que me des tu taya de camisa. Si vistes mi regalo, te aseguro que el pueblo de Cuba, en La Habana y en Miami, lo vería como una ofrenda de paz y te aplaudiría.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

2 comentarios:

alejo dijo...

Es increible como esta decisión de Juanes de cantar en Cuba puede generar tantas opiniones y todas diversas, entre ellas, las que no tienen sentido. Cuando se entenderá que Juanes va a cantar, no hacer política, como uds hacen. Cuando van a entender que este no es el modo de luchar contra el régimen cubano. cuando van a entender que los más perjudicados siempre son el pueblo cubano que es quien dicen que quieren ayudar. Esto te lo dice alguien que vivió 23 años en Cuba y actualmente tiene 24, no es alguien que salió de Cuba desde muy pequeño y no ha vivido todo este proceso desde dentro. Perdoname pero esta no es la mejor manera, solo arruinaras una noche de diversión del pueblo cubano, solo eso.
Saludos

JOSÁN CABALLERO dijo...

No te preocupes, estimada Carmen, hay opiniones encontradas con respecto al Desconcierto de Juanes. Yo estaría de acuerdo igualmente si hiciera una cosa de estas como la que tú propones, y te felicito por hacerlo, con solución y todo, pero no sé si Juanes sería capaz de realizar una cosa así, ya que después de haber visto las fotos con Silvio Rodríguez y Amaury Pérez, además del video NOSOTROS LOS INTOLERANTES, de Ninowska Pérez Castellón, ya nos damos cuenta de que los del Ron Havana Club están detrás de esa PAZ sin FRONTERAS, para su ron, claro está. Un abrazo y saludos, Josán Caballero.