lunes, 31 de agosto de 2009

¿Donde está el límite?

por Adolfo Fernández Sainz

Asociación Pro Libertad de Prensa


27 de agosto del 2009


Adolfo Fernández Sainz

Prisión Provincial Canaletas, Ciego de Ávila. ¿Cuántas veces castigarán a Antonio Díaz Sánchez por no vestir el uniforme de recluso? Se trata de un preso político miembro del Grupo de los 75 que cumple una sanción de veinte años en esta prisión provincial de Canaletas.


En setiembre de 2008, fue llevado a La Habana por razones médicas. Estuvo ingresado en el Hospital Militar Carlos J. Finlay, en la sala de penados. Allí, la policía de Seguridad del Estado le propuso que si aceptaba vestir el uniforme de recluso, le dejaban extinguir su sanción en La Habana. Se negó. Argumentó ser un preso político. Le amenazaron con regresarlo a esta prisión Canaletas, mantuvo su negativa y le regresaron hacia acá. Llegó a Canaletas el 30 de mayo de este año. Este fue su primer castigo.


Fue conducido a celda de aislamiento por la misma razón. Este es el segundo castigo. Allí las condiciones empeoraron. No le dan oportunidad para tomar el sol, porque se niega a que lo esposen, dada su condición de preso político. No acepta las esposas para recorrer una decena de metros, hasta el lugar donde se encuentra el solario. Este es el tercer castigo. Le privan del teléfono, es un cuarto castigo. Quieren concederle una llamada al mes y se niega a aceptarlo porque le corresponden 25 minutos semanales. Entregó seis cartas a los guardias y su esposa no ha recibido ninguna. Esto constituye una gravísima violación al derecho a la correspondencia. Smith, el jefe de reeducación, le comunicó que no podría recibir asistencia religiosa. Esa es otra grave violación a sus derechos.


Recientemente, mi esposa le trajo un cartón de cigarros y unas galletas que le mandó su familia desde La Habana. No le permitieron recibirlas. Su esposa le trajo prensa en la última visita que le concedieron y tampoco le permitieron recibirla. Es decir, es otra violación a su derecho a estar informado, a recibir la prensa.


Quisiera que las organizaciones defensoras de los derechos humanos tanto en Cuba como en el extranjero, exijan que si van a dejarle en celda de castigo, se le respeten los derechos que le corresponden como preso. Que escriban a esta prisión, a su jefe máximo, teniente coronel Reinerio Díaz Betancourt en demanda de que se respeten los derechos de Antonio Díaz Sánchez.


La dirección es:


Prisión Provincial de Canaletas

Carretera Sanguily, KM 2 ½

Ciego de Ávila, CP 65 100


Antonio Díaz Sánchez

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: