domingo, 2 de agosto de 2009

Civismo versus intolerancia

por Rolando Ramírez Hernández


28 de Julio del 2009


Daysi Salgado y Mileisis Vigoa

Artemisa, La Habana. Las comisionadas Derechos Humanos y Salud del Municipio de Oposición de Artemisa, Mileisis Vigoa y Daysi Salgado, respectivamente, fueron rechazadas por dos funcionarios del Poder Popular municipal de esta localidad, cuando se disponían a entregar una demanda formal ante este organismo, el cual está legalmente establecido para atender las quejas de la ciudadanía, dijo Juan Eduardo Ceballos, presidente del Gobierno Municipal de Oposición de Artemisa.

“No nos quisieron recibir el documento”, dijo Daysi Salgado, refiriéndose a las funcionarias que las atendieron en la sede de la oficina municipal del Poder Popular. “La funcionaria puso como pretexto que nosotras éramos de una institución no reconocida por las autoridades y que ese era un organismo que sólo atendía las quejas del pueblo trabajador y revolucionario”, dijo Mileisis Vigoa, Comisionada de Derechos Humanos del Gobierno de Oposición.


“Si ellos quieren desentenderse con el pueblo pues que así sea, pero que tengan bien presente que nosotros les aremos saber a las masas que sus demandas no han sido recibida por las autoridades, quienes hacen caso omiso a los problemas de los ciudadanos de a pie, como comúnmente se les conoce”, comentó Gerardo Páez, quien es presidente del opositor partido Acción Concertadora Democrática y promotor la iniciativa de la Ingobernabilidad Democrática.


“Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley. (Art.63 de la República de Cuba), así reza este artículo de nuestra Carta Magna, a pesar de que esta es contradictoria y elitista”, manifestó el propio Gerardo Páez, y alegó: “mientras ellos, los supuestos mercenarios, como los cataloga el régimen, actúan con total transparencia y civismo, reciben como respuestas de los funcionarios gubernamentales, la intolerancia de quienes se creen invulnerables antes los acontecimientos que vive la humanidad y que por suerte, son irreversibles”.


Según Daysi Salgado, la demanda consiste en que se abra una investigación en una clínica para enfermos mentales que se encuentra ubicada en el municipio de Güines, donde se puso en peligro la vida de Renier Suárez Jaime, vecino de calle 25 # 3412 / 34 y 36, Artemisa, la Habana, con una sobre dosis de medicamentos, además de realizársele un mal diagnostico que pudo haberle costado la vida. La también incluye respuesta sobre las condiciones higiénico sanitarias del hospital Ciro Redondo García y otros policlínicos del municipio, todos en muy malas condiciones.


¡Nada! Que a pesar que el valor y civismo de nuestro pueblo van en aumento, todavía la intolerancia sigue mandando, aunque sea por poco tiempo.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: