lunes, 18 de mayo de 2009

Hostiga y amenaza reiteradamente el DSE a opositor pacifico

por Roby González Torres

Activista de la CAPPF y MLC



14 de Mayo del 2009



La Habana. El miércoles 6 de Mayo de 2009, el activista de la Comisión de Atención a Presos Políticos y Familiares (CAPPF) y del Movimiento Liberal Cubano (MLC), Máximo José García González, junto al matrimonio, compuesto por los opositores pacíficos José Antonio y Mercedes de la Guardia Hernández fue arbitraria y brevemente detenido y amenazado por dos agentes del Departamento de Seguridad del Estado (DSE), sito en Avenida 51, esquina 108, Marianao, precisamente en el momento que concluían el fraternal encuentro entre los mencionados, realizado en el domicilio de García González, ubicado en Avenida 51 # 10806,entre 106 y 108, Marianao.


Relata Máximo José García González, que uno de los represores del DSE, entre otros temas lo calumnió en la vía pública como “mercenario, contrarrevolucionario y violento” -este último epíteto infundado, lo manifestó luego de que el opositor le reclamó decente y firme su desacuerdo a las declaraciones del policía, advirtiéndole que sería encarcelado por su actitud “contrarrevolucionaria”, amenazó el represor.


Afirma García González, que también el gendarme lo comunicó que el DSE tenía conocimiento de las actividades “contrarrevolucionarias” que se efectuaban periódicamente en su domicilio.


Asevera Máximo José, además que los de la policía secreta castrista le prohibieron acudir a la vivienda del Presidente de la CAPPF, Lázaro Prieto Álvarez y a la del Vicepresidente de la misma, Sergio Pastor Martínez Carrazana (Sede y Subsede de la CAPPF respectivamente), a los cuales tildó de “cabecillas contrarrevolucionarios”, añadiendo que en cuyos inmuebles se efectuaban actividades contra el Gobierno comunista, según el DSE. Asimismo le agregaron que el DSE tenía conocimiento sobre las frecuentes llamadas telefónicas que realizaba el mismo al Secretario de Relaciones Públicas de la CAPPF, Ricardo Aguilar García.


Añade Máximo José, que el esbirro también arremetió contra el matrimonio de opositores involucrados, originarios de la provincia de Matanzas, espetándoles la prohibición de volver a visitar a Máximo, y que serian deportados a su provincia de origen, restringiéndoles su salida de la misma. Conjuntamente vecinos y amistades se sienten cohibidos a frecuentar su casa o interactuar directamente con él por coerción ejercida violatoriamente por el DSE, inclusive su propia familia ha sido víctima de segregación y de estos negativos procederes.


“El represor actuó de un modo injusto, autoritario e irrespetuoso contra nosotros con un acentuado cinismo aunado de frases vulgares, claramente atentando contra mi dignidad humana”, expresó el opositor.


Al siguiente día, Máximo José García González recibió la represiva visita en su vivienda, por uniformados de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), en el vehículo policial #1091, y ciudadanos vestidos de civil, quienes se identificaron como trabajadores de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A.(ETECSA),vehículo matrícula # HWD 700, quienes le manifestaron al opositor que estaban efectuando un operativo en búsqueda de emisiones y recepciones de señales televisivas vía satélite, solicitando con dicha justificación realizar un detallado registro en el mencionado hogar.


Refiere García González, que sorprendido y ecuánimemente, les exigió la Orden de Registro ,la cual no existía, negándose rotundamente a proceder, amparado en el Código Penal y Constitución Vigente, además de recordarles que en la sitiada vivienda no hay televisor ni radio, y también les recordó que su hogar sufrió un derrumbe parcial hace un año, el cual destrozó lo poco que poseían, y hasta la fecha los moradores del mismo no han recibido ningún tipo de atención ni beneficio por parte de las autoridades, “ello se debe a mi actitud pacífica contestataria, y estar organizado en la incipiente sociedad civil”, acotó .


Subraya el hostigado opositor, que uno de los que participó en el acoso le comunicó que volverían con la pertinente Orden, y que tomarían medidas extremas contra él, a quien consideraron como un “mercenario y contrarrevolucionario”, y finalmente los actuantes le advirtieron en tono amenazador, que si encontraban cualquier lectura subversiva, tenía que responder por la misma y le aseguraron que la iba a pasar muy mal, sentenció García González.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: