domingo, 1 de febrero de 2009

Perspectiva

por José Cal Cotta


Delegado del CDHD 2506 en la Unión Europea


No hay peor mentira que la que se encubre entre verdades. Parece mentira que todavía los cubanos estemos dando crédito a un compuesto de mentiras que difunde un medio marxistoide y antiespañol, como es la Televisión Catalana y a la que le importa un bledo Cuba y su lucha por su libertad.

Si nos ajustásemos a hechos reales y partiendo de 1959 deberíamos recordar la actitud del Embajador de España Don Juan Pablo de Lojendio, cuando se le encaró en la televisión al dictador el cual se acojonó. Mientras una inmensa mayoría de cubanos gritaba ¡¡PAREDON PAREDON!! a lo largo y ancho de Cuba para que fusilasen contra toda norma jurídica a cientos de cubanos civiles y miembros del Ejercito de la República de Cuba, a manos de un aventurero extranjero y sádico marxista, el tristemente alias El Che. Por otra parte es cierto que la Embajada de España dio refugio a antibatistianos, como también es cierto que una vez establecido el poder rojo en Cuba le ha dado asilo a muchos cubanos hasta que llegó el actual Embajador Español, que por su condición ideológica marxista, no solo no da refugio a los cubanos sino que es un delator al servicio de la mafia cubana, incumpliendo por ello la misión a la que le obliga su nombramiento y cometiendo a su vez los delitos de genocidio y prevaricación.

Ciertamente el régimen de Franco sostuvo relaciones posteriores con la dictadura de la mafia castrista a nivel de agregaduría comercial durante bastante tiempo, ya que había por medio intereses de españoles e hijos y nietos de españoles en Cuba, que con muy buen criterio no podían desde ningún punto de vista ser desasistidos; razón por la cual se continuaron las relaciones comerciales, como las sostenidas por Canadá, Inglaterra, Estados Unidos y otros que mantuvieron jugosas e importantes relaciones comerciales con la dictadura de Cuba a lo largo de diferentes administraciones de EE. UU. (que por cierto mucho nos jodieron los guardacostas de EE.UU., para impedir que le tirásemos alguna piedrita al canalla dictador), y no hablemos de Bahía de Cochinos, cuyo nombre preludiaba la cochinada del demócrata Kennedy. De paso no olvidemos que la mayor ayuda económica que ha recibido la dictadura de Cuba procedía y procede de los propios exiliados cubanos, y que por iguales razones que alegaba la llamada "Dictadura Franquista", estos no podían, no pueden, ni deben desasistir a sus familiares, por razones familiares y humanas a quienes viven en esa gigantesca prisión que es la isla de Cuba. Por lo tanto no sería correcto decir que dichas ayudas son por la mutua simpatía del exilio con la mafia cubana, como tampoco lo fueron por analogía las ayudas de Franco.

En cuanto a la visita del sádico asesino Ernesto Guevara a España, es muy natural que no le perdieran de vista los Servicios de Inteligencia Españoles, ni los de EE.UU. que colaboraban con ellos en muchos aspectos. Solo nos faltaba que fuese a los toros con el asesino de Para cuellos el viejo y sanguinario zorro Carrillo. Esto sería como poner al zorro a cuidar el gallinero.

Con respecto a Fraga Iribarne es notoria su solapada y retorcida simpatía con la mal llamada "Revolución Cubana". Revisemos las hemerotecas, por favor. El ha sido uno de los más importantes propiciadores de las cadenas hoteleras que explotan a los cubanos y enriquecen los bolsillos de los generalitos mafiosos del castrismo y sus acólitos.

En cuanto a los republicanos españoles (rojos) en Cuba es lógico que ya no pintasen nada en Cuba al morir Franco porque se vinieron a España para ayudar a sus colegas rojos para hacer su obra inconclusa de destruir este país como ya lo estamos viendo y de paso meterse en los bolsillos del erario público español, pensiones jugosas por su gloriosa y sacrificada hazaña de mantener más de 200 checas, solo en la ciudad de Madrid (celdas de tortura de la república española) en pleno funcionamiento durante 1931 al 1939, y haberles dado el paseíllo a muchos españoles por el solo hecho de profesar la religión católica. Muy parecido a lo que ya tristemente muchos cubanos han experimentado. ¡¡Ah, antes que se me olvide!!: El General Manuel Fernández de la Inteligencia Española sabe muy bien la relación que ya desde antes del desembarco del Granma había entre destacados rojos republicanos como el tristemente che quista Coronel Vallo, con la mafia cubana desde Méjico. El les entrenó al igual que otros colegas asesinos marxistas, y más tarde organizó el G-2 para dejarnos en Cuba la estela de atropellos torturas y crímenes que desde entonces sufrimos los cubanos. Por lo tanto muy mal podía tener esa simpatía Franco por el sátrapa Castro (q.p.d.en el infierno), con estas amistades.

Sobre el ataque por anticastristas cubanos a buques españoles: Les diré con absoluto conocimiento de causa, que solo fue un ataque. El producido por error al Sierra Aránzazu que se dirigía a Cuba y que en realidad iba dicho ataque dirigido al mercante cubano, Sierra Maestra. Yo era el Oficial de Guardia a bordo del buque nodriza de operaciones de donde partieron las dos lanchas cañoneras que efectuaron el ataque. Esperábamos al Sierra Maestra procedente de Las Canarias y coincidió que en esa fecha y lugar de ataque, se encontraba el Sierra Aránzazu. La noche ya estaba entrada y había marejada. Sabíamos también que los mercantes y pesqueros cubanos estaban y están artillados. Los reflectores por un momento enfocaron la palabra Sierra y sin más pérdida de tiempo por las circunstancias y esperando abriesen fuego con su artillería desde el supuesto Sierra Maestra, se procedió a atacar el puente de mando con el fin de cortar las comunicaciones e impedirle diesen su posición y situación, disparando con ametralladoras calibre 50 y al casco con el cañón de 75 mms, se produjeron múltiples impactos en el puente de mando y el casco del Sierra Aránzazu a la altura de la línea de flotación y obra muerta. El buque se incendio y quedo al garete, muriendo en el ataque según supimos más tarde el 3er. Oficial y otro oficial más. La CIA no estaba en conocimiento de los hechos, y por lo tanto no tuvo ninguna responsabilidad con el hecho. Este hecho fue un error de guerra de los muchos que se han producido en la historia, y que fue de funestas consecuencias para los cubanos ya que como consecuencia de ello, la CIA precisamente, desmanteló nuestra base de operaciones y ya no hubo desde entonces más operaciones de este tipo ni de infiltración en Cuba por parte de la Marina de Guerra Cubana en el Exilio.

Por ironías del destino conocimos que en el viaje anterior a Cuba del Sierra Aránzazu, un cubano tratando de escapar de la esclavitud se escondió en las bodegas como polizón y al ser descubierto por el Capitán a la altura del norte de Puerto Rico, este dio la orden de cambiar el rumbo para Cuba entregándole a las mal llamadas autoridades cubanas que le fusilaron aquel mismo día.

Quizá fue este hecho casual del ataque al mercante Sierra Aránzazu, un signo de la Providencia, ante el crimen que propiciaron con aquel pobre cubano, que no cometió más delito que desear la libertad.

Esperando haber expuesto con claridad a Uds. mí opinión y los hechos que ya forman parte de la historia de Cuba.

Les saludo con el deseo de ver pronto libre nuestra patria.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: