domingo, 1 de febrero de 2009

REPORTE ESPECIAL:
Manifestación Pro-castrista en Madrid: Carnaval de Barriobajeros

Reporte y Fotos por José Armando Rodríguez

Corresponsal del CDHD 2506 en la Unión Europea
31 de Enero del 2009

Madrid (Agencias) - En la tarde de hoy sábado 31 de Enero, hacia las 17:00 hrs, un grupo de cubanos pertenecientes al Movimiento Popular Cubano, encabezados por el Dr. Eduardo Vidal, el Sr. D. José Call y el Sr. D Francisco Bacallao, plantaron cara en gesto valiente y decidido a una nutrida Manifestación pro-castrista convocada y auspiciada por las formaciones políticas españolas Partido Comunista Español; Izquierda Unida, Movimiento Tercera República y una serie de asociaciones que tienen como fin la complicidad ideológica y política con la Dictadura militar castro-comunista de Cuba.

Los manifestantes tomaron posición en un primer momento en la céntrica Plaza de Alonso Martínez, con una gran pancarta de color blanco que desplegada ponía: "CUBA CLAMA LIBERTAD Y JUSTICIA", así como una bandera nacional cubana. Estando a la espera del paso de los manifestantes pro-castristas un participante de las huestes de izquierdas hubo de cometer una agresión contra uno de los integrantes del Movimiento Popular Cubano, que no llegó a ser más grave porque acto seguido le salieron al paso, pero sí dejó entrever el ambiente de violencia e intolerancia que caracterizan a estos grupos de izquierda radical. Muchos de los allí presente compararon ese gesto violento con la actitud de los esbirros de la policía política castrista para reprimir a los Opositores pacíficos de Cuba.


Pasaron los minutos y la policía nacional se dirigió a éste grupo de luchadores por la Libertad haciéndoles un requerimiento verbal para que abandonaran la zona, como exige la legislación respectiva. Dando un ejemplo de comportamiento cívico y actuar democrático, los integrantes del Movimiento Popular Cubano hicieron caso de los requerimientos policiales y se trasladaron hacia la Plaza de Colón, donde en otra esquina fueron nuevamente abordados por las fuerzas del orden, quienes pidieron la identificación de cada uno de los manifestantes anti-castristas y les advirtieron que no podían continuar manifestándose contra los manifestantes defensores de la Dictadura terrorista cubana. Todo ello, según explicaron, porque sencillamente no se había solicitado el correspondiente permiso y en consecuencia no estaba comunicada esa manifestación pública que estaba produciéndose.

El redactor de esta nota, que también hizo el reportaje fotográfico, hubo de quedarse hasta casi la finalización de la manifestación pro-castrista junto al veterano luchador de la Brigada 2506 José Call, y pudo observar como los manifestantes blandían banderas cubanas manchadas con la imagen del criminal latinoamericano más repugnante de todo el siglo XX, alias el Che; así como banderas Palestinas, del Partido Comunista de España, banderas rojas de la extinta época estalinista soviética con la hoz y el martillo; banderas anti-constitucionales como es el caso de la República; retratos del Genocida Fidel castro; Che Guevara, y hasta del fundador del Estado totalitario soviético alias Lenin. Durante su marcha hacia la Plaza Colón, justo al pasar frente a la sede nacional del Partido Popular, los manifestantes de la izquierda española corearon las más rancias, barriobajeras y bastas consignas contra la Presidenta de la Comunidad de Madrid Dña. Esperanza Aguirre, todo ello sobre un fondo musical que parecía más típico de un Carnaval de personas chusmas, que de una manifestación de apoyo a una causa justa. Es lo que tiene la progresía: poca cultura y educación, y sí mucha ausencia de coherencia ideológica.
La nota anecdótica de este reportero pudiera ser la amenaza que le profirió una joven manifestante del PCE (con vestuario típico de estas personas, es decir jefilla y aspecto poco aseado) cuando le dijo que no tenía autorización para hacer fotos, que ella se negaba a ser fotografiada y que le suministrara mis datos para denunciarme. Insistió, eso sí, que ella era abogada y conocía muy bien sus derechos, y que sabía muy bien quién yo era. ¿Un grotesco acto de comedia, verdad? Y yo le respondí, en medio de ese maremágnum de banderas rojas y fotos de terroristas que lo que realmente violaba cualquier clase de derechos era ser cómplice manifiesto de la Dictadura más longeva del mundo occidental.
Los rostros de esos cómplices, al menos desde hoy, quedarán registrados para la historia futura. Ya sabemos quienes apoyan y aplauden a los criminales y culpables de esa horrorosa y sanguinaria tiranía castro-comunista.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: