domingo, 18 de enero de 2009

El Número Cuarenta

por José Alberto Álvarez Bravo
Periodista Independiente Cubano


15 de Enero de 2008


Al luchador anticastrista Lázaro Prieto Álvarez se le ocurrió, para despedir el año, invitar a un grupo de hermanos de lucha a un "motivo" en su casa, sita en calzada 10 de Octubre #1468 e/ Gertrudis y Lagueruela, Víbora, Ciudad de la Habana.


Mas frugal no podría haber sido el buffet, consistente en un vasito de "guachipupa", y un minúsculo trocito de pan con nada dentro; el cake llego después de terminar la "fiesta".


Como se verá, escaseaban los aperitivos, pero, en preferible compensación, sobraba la solidaridad fraternal, ese calor humano que solo cabe esperarse donde las personas han sido convocadas por la patria que sufre.


No es secreto que en toda actividad disidente, se tiene por norma dejar constancia de la participación en una lista numerada; en el convite de Lázaro yo hice el numero cuarenta; luego continuaron llegando otros camaradas.


El hecho en si carece de importancia, pero no los análisis que pudieran hacerse.

Cerca de cincuenta disidentes manifiestos reunidos en un solo punto, hacen preguntarse como esta en Cuba el apoyo verdadero al régimen castrista, teniéndose en cuenta que para convertirse en disidente descubierto se precisa dar dos grandes pasos: el primero, para salirse de la manada; el segundo, para integrarse abiertamente a la resistencia anticastrista.


¿Cuantos disidentes habemos en Cuba? ¿Treinta mil? ¿Cuarenta mil?


Este cálculo no lo he expresado al azar, pues se trata de la aproximación.


Me pregunto cuantas persona "se quitarían la careta" si no fuera por la dependencia masiva de nuestro pueblo del empleador único. La comida de nuestros familiares esta en manos del estado, y este decide a quien se la da, y a quien se la niega.


Otro elemento determinante en la "fidelidad" del pueblo a la elite que lo oprime, es el miedo.


Dista de ser un recurso novedoso, pero continua siendo infalible; de ahí que uno de los principales representantes del segmento ultra reaccionario del poder, el señor Lázaro Barredo Medina, un especie de concreción simbiótica entre Loyola, Torquemada y Vishinski, exija con vehemente estridencia, blandiendo la horca y el alfanje, extirpar de nuestra sociedad a quienes no pedimos permiso para ejercer el derecho conferido por el articulo 19 del Pacto de Derechos Civiles y Políticos, firmado por sus amos el 28 de febrero próximo pasado.


Estos son algunos ingredientes de la receta que les ha permitido permanecer en el poder durante medio siglo, en contra de la verdadera voluntad del pueblo cubano.


Sólo una cosa le digo a quien tenga argumentos en contrario: le escucho.


113dominexaudi932@gmail.com


Avenida 65 # 13422 e/ 134 y 136 Marianao 15 Ciudad de La Habana

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: