martes, 30 de septiembre de 2008

Dios Ponga Su Mano

por Froilan Osmany Rodríguez


27 de septiembre de 2008

El mundo entero se ha conmocionado con la tragedia vivida por el pueblo cubano, luego de haber sufrido los azotes de dos huracanes, con apenas horas de diferencia, la llegada de uno, tras la salida del otro. Las zonas mas afectadas han sido las más pobres de la isla, si es que se puede marcar diferencia entre la miseria y la calamidad. La dirigencia cubana ha negado las solidarias ofertas de ayudas, ofrecidas por gran parte del mundo, que, conmovido, ante episodio tan dantesco, han querido minimizar el sufrir de tantas y tantas desposeídas familias cubanas.

Durante décadas, tipificando su indiferencia ante la realidad del cubano simple, la súper estructura castrista ha utilizado el sufrimiento de la nación para, someter sin limites, a un pueblo despojado de sus más elementales derechos, así también, para secuestrar el silencio de la comunidad internacional.


Lamentablemente vivimos tiempos en que “el mal” lo han convertido en “el bien”, y no pocos se gozan de este letargo de multitudes. Hoy soplan aires turbios, mucho más arremolinados que los padecidos por las tierras del desconsuelo colectivo. En estos momentos, en que el sufrir de nuestros compatriotas rebasan el desespero por la enajenación, en estos momentos vuelve a la carga la arrogancia y el desprecio del Nuevo Zar caribeño. Quizás, tal vez, el actual imperio de la indiferencia resulte en el catalizador del cambio ansiado. Dios ponga su mano.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: